Hambre espiritual, ......la verdadera necesidad ....
Hay dos cosas en el mundo que pueden satisfacer a los seres vivientes. Cuando uno está enfrascado en lo material, se satisface unicamente mediante la complacencia de los sentidos, pero cuando uno se libera de las condiciones materiales se satisface realizando servicios y ofrendas a los Orisha con total humildad, comensando por Olodunmaré .
Esto significa que el ser viviente es por constitución un servidor y no alguien que es servido. Ilusionado por las condiciones externas, uno cree falsamente ser el servido, pero en realidad no lo es; es el sirviente de los sentidos y de cosas tales como la lujuria, el deseo, la ira, la avaricia, el orgullo, la locura y la intolerancia. Cuando uno se halla en su sano juicio en virtud del logro del conocimiento espiritual, se da cuenta de que no es el amo del mundo material, sino sólo un sirviente de los sentidos.Seamos lo suficientemente honesto con nosotros mismos! no hay nada peor que tener hambre espiritual!!!
La espiritualidad no va a ser hallada en los libros. Aunque exprimamos un libro no vamos a obtener espiritualidad alguna. Si queremos ser espirituales, tenemos que crecer desde dentro. Los pensamientos y las ideas preceden a los libros. La mente levanta a los pensamientos y a las ideas de su sueño. La espiritualidad despierta a la mente. Una persona espiritual es la que escucha los dictados de su alma, y a la que el temor no puede torturar. Las opiniones del mundo son demasiado débiles para atormentar su mente y su corazón.

Afefé Ikù (Vendabal de muerte)

Tiempo

Iyamioya

Iyamioya

Iyamioya en Bahia de todos los Santos

Iyamioya en Bahia de todos los Santos